Seguridad al límite

 

 

Cada edificio tiene unas necesidades de seguridad distintas, existiendo varios factores que pueden influir en ello como, por ejemplo, el entorno en el que se encuentra el inmueble. Imagine, por ejemplo, un lugar rodeado de espeso follaje, vallas o edificios periféricos. O imagine que no hay alumbrado público en la zona. Todo esto hace que asegurar el perímetro sea más difícil, especialmente para las cámaras ópticas tradicionales que dependen de la línea de visión y de, al menos, algo de luz para detectar a los intrusos. Este tipo de lugares son los que pueden verse enormemente beneficiados por otra tecnología: las imágenes térmicas.

 

 

 

Ahora, asequible y accesible para Pymes

 

 

Según el estudio de Inkwood Research, Global Perimeter Security market, el mercado mundial de la seguridad perimetral crecerá hasta los 38.459 millones de dólares en 2026. Las empresas se están dando cuenta de que su seguridad perimetral, que a menudo se catalogaba como algo secundario, es cada vez más importante. Tradicionalmente, el uso de la tecnología térmica ha estado centrado en proyectos a gran escala, y su precio era bastante elevado. Sin embargo, hoy en día, fabricantes como Hikvision han abaratado los costes, haciendo que esta tecnología sea accesible a una gama más amplia de proyectos.

 

 

Ahora, las pequeñas empresas y los propietarios de viviendas pueden beneficiarse de esta solución adicional de seguridad, que proporciona más tranquilidad, ya que los intrusos pueden detectarse incluso antes de que lleguen a la puerta principal. Además, con las modernas tecnologías de convergencia disponibles, se pueden vincular las cámaras térmicas a los sistemas de alarma. Esto significa que los usuarios pueden disponer de una forma sencilla de supervisar la situación del perímetro de forma integral, incluso a través de sus teléfonos móviles mediante una aplicación.

 

 

 

Visión permetral

 

 

En seguridad perimetral, el objetivo es garantizar que un intruso no se acerque más allá de una determinada línea. Pero esto puede ser complicado si se trata de una zona exterior, que es más probable que esté fuera del control directo del propietario de la casa o del negocio. En este caso, hay muchas zonas en las que los posibles intrusos pueden estar al acecho, por ejemplo, detrás de las vallas o en los arbustos densos, donde las cámaras ópticas tradicionales no serían capaces de detectarlos por sí solas. La tecnología térmica, en cambio, no requiere de ninguna luz. Dado que los sensores térmicos detectan la emisividad –la radiación de bajo nivel que emiten todas las superficies a diferentes niveles–, pueden ver a través de obstáculos como vallas y arbustos.

 

 

Otro factor en la seguridad perimetral es el de distinguir entre un intruso humano y otro tipo de objeto que podría activar una falsa alarma. Por ejemplo, a veces se captan animales, ramas y otros objetos no humanos. Para contrarrestarlo, se puede utilizar, en combinación con las imágenes térmicas, la tecnología deep learning. Esta tecnología mejora el análisis de vídeo para distinguir a las personas, reduciendo así las falsas alarmas y los costes operativos asociados. En cambio, cuando las señales de detección son activadas por un ser humano, por ejemplo, cruce de líneas o detección de intrusión, la cámara puede emitir instantáneamente una alarma. Algunas cámaras pueden lanzar un parpadeo para disuadir al intruso, o incluso dar al operador la posibilidad de emitir un aviso a través de un altavoz incorporado.

 

 

 

Tecnología eficiente

 

 

La eficacia de esta tecnología hace que sean necesarias menos cámaras para cubrir un perímetro.  Por ejemplo, para un alcance de 50 metros, una cámara de la serie Hikvision HeatPro, puede sustituir normalmente a dos o tres cámaras de seguridad ópticas. Esto se debe en parte al hecho de que la capacidad de detección del movimiento del objeto es más precisa utilizando la imagen térmica. Incluso cuando el objetivo está en el límite del rango de detección, la termografía puede detectar el movimiento del objeto con precisión; mientras que, en el caso de las cámaras de vídeo, el objeto tiene que acercarse más para que el sensor lo detecte.

 

 

Normalmente, a medida que la tecnología avanza, se vuelve más asequible y, por tanto, accesible para más personas. La seguridad no es una excepción, y Hikvision está a la vanguardia de la innovación, creando una seguridad perimetral eficaz con tecnología térmica. Este desarrollo ha hecho que se pueda utilizar en proyectos más pequeños, a un coste menor. Ahora, las pymes, e incluso los propietarios de viviendas, pueden aprovechar las ventajas de la tecnología térmica para proteger sus perímetros y ver lo que no se ve, gracias a las cámaras Hikvision HeatPro.

 

 

Contáctenos