Blog
Topic
Seleccionar todo
AIoT
Small business
Products and technologies
Industries
Seleccionar todo
Retail
Traffic
Education
Logistics
Banking
Building
Energy
Manufacturing
Sustainability
Business trends
Cybersecurity
Network camera
Thermal
CSR
AI
False alarm reduction
Events
ESG
Access control
Security Operations
Imaging
Imaging
Trends
LED
Intelligent Manufacturing
Healthcare
Software
Software
Product Announcement
DVR
Search blog
Blog
Filter
Cancel
Topic
Seleccionar todo
AIoT
Small business
Products and technologies
Industries
Seleccionar todo
Retail
Traffic
Education
Logistics
Banking
Building
Energy
Manufacturing
Sustainability
Business trends
Cybersecurity
Network camera
Thermal
CSR
AI
False alarm reduction
Events
ESG
Access control
Security Operations
Imaging
Imaging
Trends
LED
Intelligent Manufacturing
Healthcare
Software
Software
Product Announcement
DVR
Reiniciar
ENVIAR

Soluciones innovadoras de seguridad para la agricultura moderna 

El valor de los bienes robados en entornos rurales está aumentando: en Reino Unido ascendió a 40,5 millones de libras en 2021 (cifra proporcionada por la aseguradora agrícola NFU Mutual) 1 incluido el hurto (robo de ganado) y el robo de equipos o vehículos. Los costes de los equipos agrícolas también están aumentando, y cada vez más agricultores confían en la tecnología para administrar sus fincas y mejorar el rendimiento de estas. Sin embargo, una granja es un lugar difícil de proteger, debido a la extensión de la finca que hay que patrullar. Una forma de solucionar este problema es utilizando soluciones de seguridad en remoto o a distancia, donde las imágenes térmicas pueden desempeñar un papel crucial, llevando al máximo su cobertura y eficiencia.

 

Los mayores riesgos a los que se enfrenta la agricultura moderna

 

Los agricultores están bajo presión para mejorar el rendimiento de sus tierras y la calidad de su producto con una población creciente que alimenta, por lo que necesitan aprovechar al máximo la tierra que cultivan. La tecnología puede ayudarlos a llevar a cabo esta tarea, con soluciones como la tecnología GPS, que ayuda a mapear una granja y a utilizar el espacio de forma inteligente. Esta tecnología también es capaz de guiar a los tractores durante el proceso de arado para obtener una distancia precisa entre los surcos y así aprovechar al máximo el espacio de la superficie cultivable.

Sin embargo, con sistemas que cuestan más de 20000 euros, el coste de esta tecnología GPS no es accesible para todos. Además, estos sistemas GPS pueden ser fáciles de robar, lo que supone un grave problema para los agricultores, no solo porque tienen que reemplazarlos, sino también porque a menudo dependen del equipo para poder realizar su trabajo, algo que sería muy perjudicial para el ciclo de plantación, que a menudo tiene una pequeña ventana de tiempo para poder ser cosechado con éxito. 

Las aseguradoras como NFU Mutual también son conscientes de cómo estos cambios están afectando al sector de la agricultura, por lo que están interesándose en nuevos métodos y soluciones de seguridad a distancia o en remoto para combatir el robo de tecnología agrícola.

 

 

Seguridad en remoto para cubrir grandes áreas

 

Para los métodos de seguridad tradicionales supone un enorme desafío proteger este tipo de escenarios: las granjas pueden abarcar desde explotaciones familiares más pequeñas hasta grandes extensiones de empresas superproductoras. Para que el lector se haga una idea, el tamaño medio de las explotaciones en Francia en 2020 era de 69 hectáreas. ¡No es difícil imaginar el desafío que supone configurar una protección perimetral para un área de este tamaño!

 

Otro problema para los sistemas de seguridad tradicionales es el hecho de que estas áreas rurales no tienen acceso a energía o a la red eléctrica, siendo pocos los campos que cuentan con estos lujos. Por lo general, los agricultores solo pueden proteger ciertas áreas de una granja con métodos más modernos. Para vigilar el ganado y los cultivos, los activos más importantes de la granja, un agricultor tiene que hacer patrullas con regularidad, lo que conlleva mucho tiempo y esfuerzo.

 

Para obtener una seguridad útil y efectiva, la mejor solución es un sistema en remoto o a distancia, que además ha de ser independiente de una toma de energía y de la red eléctrica. También debe ser lo suficientemente robusto para soportar las inclemencias del tiempo y lo suficientemente inteligente como para proporcionar a los agricultores una gestión precisa de las alarmas, teniendo la capacidad de controlar un área de forma remota. De esta forma, no es necesario caminar una gran extensión de terreno para comprobar si una alarma es real o no.

 

 

Tecnologías solar y térmica: una gran combinación

 

Presentamos las cámaras 4G con paneles solares: la energía solar no es nueva y ya se está utilizando para proporcionar energía a todo tipo de equipos que se encuentran próximos a una fuente de alimentación tradicional. Esta solución permite su aplicación en multitud de escenarios que van desde proteger a distancia tuberías hasta la vigilancia de festivales de música y otros eventos temporales al aire libre. Sin embargo, para que pueda utilizarse de manera óptima, la administración de la energía en estos dispositivos es clave: si la batería se agota demasiado rápido, los beneficios que traen consigo estas cámaras no servirían, ya que necesitarían un mantenimiento constante y cargarse con regularidad.

 

Los ingenieros de Hikvision han encontrado una solución para este problema: la fusión de la tecnología térmica en la cámara. Dado que un canal térmico utiliza una fracción de la potencia de uno óptico, su duración es mayor, lo que prolonga la duración de la batería durante aproximadamente un día, dependiendo de las funciones que estén activas en la cámara. Los paneles solares de 80w pueden cargar la cámara en solo seis horas en un día soleado y los usuarios también tienen la opción de programar el "modo de reposo" en los canales térmicos u ópticos, lo que ayuda a prolongar la vida útil de la batería. Con la combinación de estos factores, se puede administrar la duración de la batería durante un período de tiempo más que aceptable.

 

 

Las cámaras también consiguen solucionar el problema de conectarse a una red de datos, algo que es muy necesario para poder avisar al agricultor de cualquier alarma y proporcionar una solución completa de vigilancia a distancia o en remoto. Sin una red de internet fija o una red wifi disponible, las cámaras utilizan tecnología 4G para poder conectarse. Además, aunque existen tecnologías de compresión integradas en una cámara óptica, las imágenes pueden necesitar mayores tasas de ancho de banda. Para aprovechar todo el ancho de banda disponible, la tecnología térmica juega un papel crucial: dado que una imagen térmica necesita una fracción del ancho de banda para transmitirse, un uso habitual es hacer una configuración para vigilar un área con el sensor térmico, y solo cambiar a la lente óptica cuando suena una alerta. De esta manera, un agricultor puede verificar la alerta con una imagen óptica, sin que el sistema transmita imágenes con mayor ancho de banda todo el tiempo.

 

 

El kit solar térmico de Hikvision utiliza una cámara térmica de doble espectro y, según el campo de visión configurado para la cámara térmica, puede detectar personas a una distancia de hasta 77 metros. Además, puede distinguir entre personas y vehículos con precisión, lo que reduce drásticamente las falsas alarmas que pueden provocar los animales de la zona o la caída de hojas, por ejemplo. Las cámaras también están equipadas con una luz estroboscópica y una alarma de audio, que está diseñada para disuadir a los intrusos incluso antes de que entren y, al estar protegidas según el estándar IP6, pueden usarse en el exterior, ya que resisten la lluvia. El kit es fácil de instalar, con una caja de conexiones para preservar los pocos cables necesarios de sufrir un acto de sabotaje o vandalismo, y un soporte para poder ser colocada de forma sencilla en un poste. La familia DS-2TXS2628 —con diferentes campos de visión térmicos disponibles— también ofrece flexibilidad para cubrir las necesidades de los propietarios de estas instalaciones.

 

La tecnología combinada del kit también se puede aplicar de diferentes maneras, ya que la tecnología térmica puede utilizarse para prevenir incendios o controlar la temperatura corporal de los animales. Además, el kit es respetuoso con el medio ambiente ya que su bajo consumo eléctrico permite ahorrar 104 kWh al año, lo que equivale a 17 kilogramos de CO₂.

 

Los propietarios de granjas o de campos de cultivo tienen que recurrir, cada vez con mayor frecuencia, a sofisticada tecnología —que supone un alto coste— para mejorar la gestión de sus propiedades y el rendimiento de sus cultivos, lo que conlleva la necesidad de ofrecer una solución que satisfaga esta necesidad, tanto para proteger los equipos como para mantener las instalaciones rindiendo al máximo. La combinación de energía solar con la tecnología de la cámara térmica y óptica proporciona una solución de vigilancia sostenible, incluso en zonas aisladas o especialmente alejadas. De esta forma, los propietarios del terreno pueden vigilar su ganado y cultivos sin tener que patrullar la zona.

 

Informe de delincuencia rural mutua NFU 2021