La reducción de falsas alarmas, vital para el futuro de las Centrales Receptoras

La reducción de falsas alarmas, vital para el futuro de las Centrales Receptoras
julio 15, 2021

Ver qué es lo que ocurre dentro del hogar o el negocio durante una ausencia es el objetivo de muchos propietarios a la hora de valorar un sistema de seguridad, al que, además, requieren poder acceder en cualquier momento y desde cualquier lugar, por ejemplo, a través de su teléfono móvil. Pero, ¿tienen realmente tiempo para eso? ¿Qué ocurre si no están preparados para hacer frente a lo que ven? Ahí es donde entra en juego una Central Receptora de Alarmas (CRA). El sector de las CRA está creciendo y se prevé que los sistemas de alarma supervisados por profesionales en Europa pasen de 16,5 millones en 2019 a 20 millones en 2024. Pero el éxito de las CRAs pasa por conseguir reducir los índices de falsas alarmas.

 

Las pequeñas empresas están empezando a reconocer la labor de las CRAs para eliminar por completo las dificultades que les supone el control de la seguridad. Cada vez más empresas contratan una CRA para que "ellos se encarguen de la seguridad". En algunos casos, esta decisión  significa también una reducción de las primas de seguro y, además, los directivos o responsables siguen teniendo el control en todo momento, ya que pueden recibir cualquier alerta a través de una aplicación móvil.

 

A pesar de que los propietarios de viviendas son tradicionalmente más cautelosos –por la preocupación por preservar su privacidad–, también están empezando a valorar las ventajas de contar con una CRA cuando se van de vacaciones, por ejemplo. Muchos países de Europa Occidental están especialmente avanzados en el uso de las CRAs, en especial, la región nórdica.

 

La creciente confianza en las CRAs en nuestro país se plasma en el número de contratos de gestión de alarmas, que alcanzó al cierre de 2019 los 2,25 millones, lo que supuso un crecimiento cercano al 10% respecto al año anterior y un aumento de más del 20% en comparación con la cifra registrada en el año 2017. Del total de los contratos, se estima que los clientes residenciales concentraron en 2019 el 57%, correspondiendo el 43% restante a clientes profesionales, según recoge el Observatorio Sectorial DBK de Informa.

 

Problemas generados por las falsas alarmas

La clave del éxito de las operaciones a través de las CRAs es reducir los índices de falsas alarmas. Según IHS Markit, se estima que entre el 90 y el 95% de las alarmas comunicadas a las centrales resulta ser falsas, lo que constituye un serio problema de gestión. Su comprobación puede resultar costosa y suponer el envío de personal a una búsqueda inútil, con la consecuente pérdida de tiempo. El elevado coste de mano de obra en el sector hace que estos desplazamientos repercutan además en la cuenta de resultados de una CRA.

 

Pero las falsas alarmas también son un problema para los cuerpos de seguridad. Las fuerzas policiales de un país como España ya no acuden a un incidente si la alarma no ha sido verificada, optimizando la gestión de sus recursos. En algún caso, en algunos países, se ha llegado a incluir a las CRAs en una especie de lista negra, ante un alto índice de falsas alarmas.

 

Tecnología Hikvisión para reducir las falsas alarmas

Para minimizar este problema entra en juego la tecnología inteligente. La verificación por vídeo de una alarma significa que un operador de una CRA puede comprobar la situación en el lugar del suceso directamente a través de las imágenes de la cámara. Sistemas como Hikvision AX PRO conectan perfectamente la zona de alarma con una cámara de acompañamiento. Estos sistemas suelen utilizar cámaras PIR, que combinan la tecnología del sensor y de la cámara. Esta combinación hace que las imágenes se envíen directamente a la CRA más rápidamente.

 

El sistema AX PRO de Hikvision también utiliza otras funciones inteligentes para reducir aún más la tasa de falsas alarmas. Por ejemplo, la función Double Knock, por la que sólo se envía una alerta si se activa dos veces en un periodo de tiempo determinado. Otra es la de Cross Zone, con la que se pueden enlazar dos zonas y sólo se envía una alerta si ambas se activan simultáneamente. Además, el sistema puede utilizar distintos sensores (infrarrojos, microondas…) para detectar diferencias de temperatura corporal o velocidad de movimiento y la dirección.

 

Este sistema está equipado además con las principales tecnologías de la firma de Hikvision. AcuSense filtra los tradicionales disparos de falsa alarma, como presencia de animales, hojas e incluso la lluvia. A su vez, ColorVu entra en acción para que las imágenes enviadas a la CRA sean de alta calidad, a todo color, incluso en condiciones de poca luz. Así, los operadores de las CRAs pueden confiar en ellas para una verificación precisa.

 

Otra mejora para el sistema es su combinación con Hik-ProConnect, un software que puede cargarse en un dispositivo móvil para supervisar un sistema convergente, utilizando dispositivos como AX PRO. Permite añadir dispositivos de terceros al sistema y configurarlos de forma rápida y sencilla. También posibilita a los operadores de las CRAs a armar/desarmar dispositivos y llevar a cabo una supervisión proactiva del estado del sistema, todo ello de forma remota. Los usuarios finales también pueden utilizar una aplicación para supervisar su sistema y deben dar permiso para que otros accedan, por lo que en todo momento mantienen su control.

 

Maximizar la eficacia

Gracias a estas tecnologías, las CRAs pueden maximizar su eficacia. Pueden ver exactamente lo que ocurre en el lugar cuando se activa una alarma, gracias a que sensores de alarma y cámaras de CCTV convergen, trabajan juntos.

 

El sistema también puede enviar imágenes a una aplicación móvil cuando se activa. De este modo, los propietarios de viviendas y negocios tienen pleno conocimiento de lo que ocurre en sus inmuebles protegidos. Aun pudiendo autocontrolar su sistema de seguridad, muchos optan por contratar una CRA, para tener la tranquilidad de que cualquier incidencia se va a resolver adecuadamente al estar en manos de profesionales. La aplicación también significa que la CRA puede estar en contacto con el propietario, sabiendo que pueden ver las mismas imágenes. Ésta podría ser otra forma de reducir las falsas alarmas: la imagen podría mostrar que la persona que ha disparado la alarma es una persona de confianza del propietario, por ejemplo.

 

La tecnología AX PRO es lo suficientemente inteligente como para converger sin problemas con otros sistemas. Tiene capacidad Plug and Play y funciona perfectamente en la integración con proveedores de terceros como: Sentinel, Azursoft, Patriot System, Insocom, Immix y SBN. Esto hace que sea realmente útil para los instaladores que deseen actualizar los sistemas existentes con nuevas funcionalidades. AX PRO puede utilizar las señales de los sensores de alarma existentes, lo que facilita y abarata la actualización.

 

En resumen, para que la seguridad a través de las CRAs sea realmente eficaz es fundamental reducir las falsas alarmas. Utilizando tecnologías inteligentes y convergentes como AX PRO de Hikvision, se reducen drásticamente las falsas alarmas, lo que significa que las CRAs pueden satisfacer las expectativas de los clientes y ofrecerles la seguridad que demandan.

Contáctenos