Cámaras de seguridad ‘a prueba de explosiones’ para proteger al personal y las instalaciones

Cámaras de seguridad ‘a prueba de explosiones’ para proteger al personal y las instalaciones
julio 07, 2021

En muchos entornos laborales existe la posibilidad de que se produzcan explosiones. Nos referimos a industrias que trabajan con materiales y gases inflamables, como petroleras, gasolineras, fabricantes de productos químicos, plantas de procesamiento… “Para proteger a las personas y las instalaciones en estos entornos potencialmente peligrosos, es necesario contar con equipos a prueba de explosiones, entre los que se deben incluir las cámaras de seguridad", afirma Jayson Gao, Senior Product Manager de Cámaras IP de Hikvision.

 

 

En entornos donde hay gases combustibles, productos químicos, polvos u otros materiales inflamables, el fuego y las explosiones son un riesgo latente, real. Por eso, las empresas que manipulan materiales inflamables necesitan asegurarse de que sus empleados trabajan de forma segura y utilizan el material de protección adecuado. Pero, más allá de eso, también es necesario que los equipos eléctricos y demás infraestructuras sean seguros, que no generen posibles chispas o llamas que puedan provocar una gran explosión que ponga en riesgo las vidas del personal y/o la integridad de las instalaciones.

 

Por desgracia, a menudo, las soluciones de seguridad tradicionales, como las cámaras de CCTV, no cumplen con este segundo criterio. Una simple carcasa de plástico, como la utilizada en muchos productos, puede provocar que chispas o llamas generadas por un cortocircuito o un fallo en el propio dispositivo entren en contacto con la atmósfera o con equipos cercanos, facilitando su propagación o una deflagración.

 

Por eso, y porque somos conscientes de que en determinados entornos no es posible controlar la presencia de gases o materiales inflamables, desde Hikvision abogamos por controlar las posibles fuentes de combustión en entornos potencialmente peligrosos con la instalación de sistemas y equipos de seguridad antideflagrantes, entre cuyos dispositivos se incluyen las cámaras.

 

Es importante reseñar que quizás este tipo de cámaras no son necesariamente capaces de sobrevivir a una explosión o a un incendio de gran magnitud, pero sí que pueden garantizar que ninguna chispa o llama que se origine en el propio dispositivo pueda expandir los daños al entrar en contacto con los gases del entorno o los materiales inflamables cercanos. 

 

  • Sustancias explosivas (gas / polvo combustible)
 
  • Gas de apoyo a la combustión (oxígeno)
 
  • Fuente de combustión (chispas o llamas)

 

 

 

Características de los dispositivos a prueba de explosiones

El principio que rige el apelativo de a prueba de explosiones es el de endurecer nuestros dispositivos de seguridad. Con ello, pretendemos que las chispas o las llamas que se pueden originar en el propio dispositivo no lleguen a provocar un incendio mayor por propagación o, incluso, una explosión. Veamos cuáles son esas formas de endurecer los dispositivos antideflagrantes. 

 

1. Uso de materiales a prueba de explosiones para la carcasa exterior del producto. Las principales cámaras de seguridad a prueba de explosiones utilizan materiales que eliminan la posibilidad de que chispas o llamas inflamen la atmósfera o los equipos cercanos.

Para hacerlo posible, y por lo general, el dispositivo está completamente cubierto por una capa adicional de acero inoxidable, a menudo de hasta 3,5 milímetros de grosor. Al utilizar este grosor de acero, los fabricantes pueden asegurar que sus dispositivos pueden soportar hasta 1,5 veces la presión que se encuentra en el núcleo de una explosión. 

2. Incorporación de principios y estructuras de diseño a prueba de  explosiones. Además del material, también son importantes las características de diseño del dispositivo. Así, mediante el uso de un diseño cilíndrico ignífugo dentro de la carcasa del producto de acero inoxidable, el gas explosivo interno puede ser guiado a un conducto, de modo que las chispas y las llamas nunca entran en contacto con el entorno.

En otras palabras, un incendio que se inicie en el interior de la cámara por motivos eléctricos o de otro tipo no puede atravesar la carcasa, lo que garantiza que el fuego nunca se propague desde una cámara a otros equipos o a otras zonas del lugar.

Así son las cámaras a prueba de explosiones de Hikvision

Desde Hikvision recomendamos el uso de nuestras cámaras antideflagrantes a todas aquellas empresas que desarrollan sus trabajos en entornos potencialmente peligrosos, por la presencia de materiales o gases inflamables. Incrementarán la seguridad del personal y minimizarán el riesgo de incendios y explosiones.

 

Con una carcasa exterior de acero inoxidable de gran grosor, nuestras cámaras a prueba de explosiones evitan que chispas y llamas provoquen una explosión o un incendio. Como ventaja adicional, hemos incorporado la tecnología de Inteligencia Artificial a las cámaras, que son capaces de reconocer prácticas o comportamientos de trabajo potencialmente peligrosos –como el uso inadecuado de cascos– e, incluso, de activar alarmas al equipo de seguridad si las personas o los bienes están en peligro.

El catálogo de cámaras a prueba de explosiones Hikvision incluye cámaras tipo Bullet y Domo, equipadas con la tecnología DarkFighter, para obtener imágenes de excelente calidad incluso en condiciones de poca luz. Estas cámaras ofrecen además encriptación de extremo a extremo para los datos de vídeo; una gran capacidad anticorrosiva y protección contra rayos. 

 

Certificaciones a prueba de explosiones de Hikvision 

Las cámaras a prueba de explosiones de Hikvision están acreditadas y certificadas tanto para explosiones causadas por gases, como las originadas por polvo inflamable u otros elementos.

En concreto, nuestros productos están certificados según las normas industriales ATEX, IECEx y UL 60079, que garantizan que pueden utilizarse en la mayoría de las zonas peligrosas sujetas a requisitos rigurosos. Así, IECEx es un sistema de certificación muy reconocido gestionado por la Comisión Electrotécnica Internacional (CEI) para acceder a los mercados internacionales, mientras que la directiva ATEX se aplica en la Unión Europea a los equipos destinados a utilizarse en atmósferas potencialmente explosivas. La norma UL 60079, emitida por Underwriters Laboratories, es una norma de ensayo regulada por el NEC 505, que se utiliza en Norteamérica para los equipos eléctricos en atmósferas explosivas.

 

Contáctenos